Comenzando con la creación de personajes

Lo primero que hicimos fue presentar el mundo. Aquí estuvimos un buen rato hablando, porque aunque Dragon Age es un mundo fantástico, los elementos que lo diferencian del resto (elfos como judíos o gitanos después del exterminio, religión católica matriarcal, las Ruinas y el Velo) son suficiente fuertes como para que surgieran dudas. Después de la explicación las ideas estaban algo más claras, por lo que pudimos pasar al trasfondo.

Como comenté en un post anterior, mi idea era utilizar algunas de las ideas que aparecen en el Pathfinder Ultimate Campaign, uno de los libros más interesantes que ha dado Paizo al mundillo. Quería que los jugadores pensaran en quienes eran sus personajes desde pequeños, haciéndoles una serie de preguntas que debían de contestar antes de empezar con la creación propiamente dicha.

La primera pregunta fue Nacimiento, en el que se les preguntaba si había sucedido algún hecho portentoso en el nacimiento. Algunos dijeron que sí, otros que no; no voy a detallar exactamente lo que dijeron pero creo que eso les ayudó a pensar en sí mismos como posibles entes predestinados. Es curioso pero solo con esa pregunta todos entramos en un terreno más épico, o mítico.

Después pregunté por su Familia. Padres y hermanos, a qué se dedicaban, si eran adoptados o no. Pensar en la familia, aunque solo sea para matarles, ayuda a situar a los personajes en  el mundo.

Contestado este punto, pasamos a la Región donde habían nacido. A estas alturas ya todos tenían bastante claro de donde querían ser por lo que no hubo muchos problemas. Básicamente tenemos a un Bárbaro de las Anderfell (un concepto de personaje inventado por el jugador), un Guardia gris de Ferelden, un Templario de Ferelden, una Sibila de Rivain y una Dalish de ninguna parte.

A continuación pregunté por su Adolescencia y su Primera profesión. No tardaron mucho en elegir porque la mayoría tenían claro que seguían siendo lo mismo, pero por ejemplo la Dalish decidió que había sido hija díscola de la Guardiana de la caravana y que había abandonado pronto sus estudios.

Como último punto del trasfondo les pregunté qué habían hecho en los últimos años, cual había sido su punto de inflexión y sobre todo qué es lo que lo que querían hacer con su vida. Esto para mí es muy importante porque mi sandbox no es un sandbox arquetípico y necesitaba saber cuales eran sus objetivos vitales. De todos los personajes, solo uno me comentó que aún estaba buscando un objetivo vital, lo que ya es en sí mismo un objetivo. Creo que salió bastante bien.

Y para finalizar, improvisamos entre todos una partida sin dados ni personajes para explicar cómo se habían conocido. Una historia donde aparecieron abominaciones, engendros tenebrosos, piratas, sexo y peleas de taberna. Jugamos utilizando las normas del teatro de improvisación (el famoso “sí y además”), y la verdad es que estuvo muy divertido…

… solo que al final no hicimos los personajes 😀 Fue una situación extraña, la de quedar para crear personajes pero al final no hacerlos. Pero creo que con esta sesión todo el mundo ha fijado sus ideas. Cuando empecemos con los personajes los Aspectos deberían salir rápidamente, así como las Habilidades y los Talentos. Los Dones serán más complicados pero creo que los tienen claros… bien, cuando terminemos las fichas ya comentaré qué tal ha ido el experimento :)

Loading Facebook Comments ...