Pedazos de ambientación: Las Ruinas

La primera ruina

La Primera Ruina ocurrió en -395 de la Edad Antigua (395 años antes de que existiera el calendario de la Capilla). Los Caminos de las Profundidades, grandes calles subterráneas construidas por los enanos, se llenaron de criaturas monstruosas que terminaron por ser conocidas como “los engendros tenebrosos”. Estas criaturas, que parecían ilimitadas en número portaban una infección que afectaba a humanos y enanos por igual, y que los transformaba en engendros. Las leyendas cuentan que el origen de este mal fue debido a los magos de Tevinter, que trataron de entrar en la mítica Ciudad Dorada, la morada de los Dioses. Esta es la historia que cuenta La Capilla y que en ocasiones ha sido puesta en entredicho por algunos sabios humanos y la mayoría de los enanos.

La invasión de engendros tenebrosos, que terminó por llamarse la Ruina, pronto destruyó la mayor parte de thaigs enanos y se extendió a la superficie del mundo. Thedas se convirtió en un continente en guerra. Los engendros estaban dirigidos por un dragón llamado Dumat, infectado con la misma corrupción que afectaba a los engendros. De este Archidemonio, como fue denominado, se dice que fue en tiempos uno de los viejos dioses adorados por Tevinter. Pero de nuevo nadie parece tener la última palabra sobre su procedencia.

En -305 de la Edad Antigua (890 TE), después de casi un siglo de amarga guerra contra las hordas de engendros, un grupo de guerreros veteranos se reunieron en Weisshaupt, fortaleza en las Anderfels, la parte occidental del Imperio Tevinter. Habían descubierto de alguna manera la forma de acabar con la Ruina, y se sirvieron de ello para fundar una Hermandad que cortaba con los vínculos de todos los reinos, con el fin de dedicarse a la lucha contra los engendros. Se llamaron los Guardas Grises y anunciaron que aceptarían a cualquier persona entre sus filas, sin importar su raza u origen, sin distinción.

Los Guardas Grises aparecieron por primera vez en el campo de batalla durante el ataque a Nordbotten. Llegaron montados en grifos y cada guarda asesinó a una decena o veintena de engendros tenebrosos por cabeza. Después de tres días de intensa lucha los Guardias Grises ganaron la batalla, una de las primeras en las que se conseguía evitar la aniquilación. Desde ese momento los Guardas Grises se convirtieron en una chispa de esperanza para la población de Thedas. Pronto comenzarían no sólo a recibir diezmos, suministros y reclutas de todas las tierras, sino también a construir fortalezas por el mundo, todo con el objetivo de acabar con los engendros tenebrosos.

Durante los siguientes 100 años, la humanidad hizo retroceder a la plaga. Finalmente, en -203 Edad Antigua (992 TE), los Guardas Grises reunieron un ejército compuesto por soldados de Tevinter, de Rivain y de las tribus de Ciraine (las tierras que se unificarían más adelante formando así Orlais). Todo para hacer enfrentarse en un único frente a la horda de engendros tenebrosos liderada por el archidemonio. La gran batalla se libró en las llanuras del Silencio, lo que hoy es el sur de Tevinter y el norte de Nevarra. La legión de engendros fue derrotado y Dumat fue asesinado por los Guardas Grises. Con la muerte del archidemonio, la voluntad de luchar de la horda se quebrantó. A los Guardas Grises les tomó varios años erradicar los engendros restantes de la superficie.

Después de la Batalla de los Llanos del Silencio, que se celebra cada año, la mayoría de naciones dieron promesas formales de apoyo a las invasiones de engendros tenebrosos. A los Guardas Grises también se les dio el derecho de recibir apoyo militar obligatorio para garantizar suficientes reclutas. Es lo que se conoce como el Derecho de Reclutamiento.

La Segunda Ruina

En 1:5 de la Edad Divina, unos 200 años después del asesinato de Dumat, el archidemonio Zazikel subió a liderar la Segunda Ruina. Toda la ciudad de Nordbotten, el mismo lugar donde los guardas grises aparecieron por primera vez en el campo de batalla, fue destruido antes de que la defensa pudiera ser organizada. El Imperio de Tevinter se retiró de las Anderfels en un intento de proteger el centro de su imperio. El área de las Anderfels estaba desprotegida e incluso la sede de los guardas grises en Weisshaupt se encontró bajo el asedio de los engendros.

Por fortuna los ejércitos del recien fundado Imperio Orlesiano bajo el mando del emperador Kordillus Drakon l demostró ser capaz de enfrentarse a la plaga. Después de varias victorias contra los engendros, el ejército de Drakon levantó el asedio de Weisshaupt en 1:33 de la Divina y procedió a salvar el resto de la Anderfels junto con los guardas. Las Anderfels se unió al Imperio Orlesiano y también lo hicieron los Guardas Grises, impresionados por las acciones de Drakon l.

En las décadas posteriores, la plaga fue de nuevo lentamente erradicada y los Guardas Grises tomaron el mando de la guerra. El archidemonio Zazikel se enfrentó a ellos y finalmente fue vencido en 1:95 de la Divina en Starkhaven de las Marcas Libres.

La Tercera Ruina

La Tercera Ruina se inició con el despertar de Toth en 3:10 de las Edad de las Torres, doscientos años después de la Segunda Ruina. Los ataques iniciales de los engendros tenebrosos ocurrieron en el centro de Thedas, cerca de Tevinter y Orlais, pero a pesar de que el ejército de las hordas era superior en número al de sus predecesores, una organizada defensa dirigida por los Guardas Grises logró detenerlos. Los ataques de engendros comenzaron a centrarse entonces en las Marcas Libres, que fueron ignoradas mientras Tevinter y Orlais trataban de no inmiscuirse. Sin embargo la presión de los Guardas Grises finalmente los obligó a participar en el conflicto. La horda de engendros fue aplastada en las Marcas Libres en el 3:25 de la Edad de las Torres, y Toth fue vencido por los Guardas Grises. La Tercera Ruina fue un evento relativamente corto en comparación con Ruinas anteriores.

La Cuarta Ruina

La Cuarta Ruina comenzó con el despertar del archidemonio Andoral. En esta ocasión los engendros aparecieron en gran número cerca de las regiones nororiental y noroccidental de Thedas. Como Antiva tenía numerosos problemas internos entre sus poderosas familias nobiliarias, no pudieron oponerse a su avance y la horda terminó extendiéndose hasta las Marcas Libres y Rivain. Mientras tanto el Imperio de Orlais y el Imperio de Tevinter fueron capaces de hacer retroceder a los engendros que salían de sus territorios de nuevo en los Caminos de las Profundidades.

En 05:20 de la Edad Exaltada el héroe elfo Garahel condujo a un ejército de Guardas Grises a la ciudad de Hossberg. Con sus soldados y aliados de Orlais y las Anderfels, Garahel marchó a Starkhaven para formar una alianza entre los reyes menores y teyrns de las Marcas Libres. Bajo el estandarte de los Guardas Grises, este ejército marchó hacia el norte, para liberar a la nación de Antiva del terror de los engendros tenebrosos. Allí murió Garahel, tras derrotar a Andoral en combate singular.

Tantos fueron los engendros asesinados en la Cuarta Ruina que se la consideró como la última. A pesar del hecho de que el mundo de la superficie no haya vuelto a ver otra Ruina durante 400 años, la población enana de Orzammar batalla continuamente contra hordas de engendros tenebrosos en los Caminos de las Profundidades.

 

Loading Facebook Comments ...